URBE SERVICIOS JURIDICOS Y LEGALES, S.L.

CONSECUENCIAS DE NO AMPLIAR CAPITAL CON EMPRESA EN PERDIDAS

In ampliacion de capital, reduccion de capital on 17 septiembre, 2010 at 9:30

 

Es frecuente que las sociedades tengan perdidas. Y también que, en el actual contexto económico, dichas pérdidas puedan ser voluminosas. Las pérdidas, además de la preocupación lógica que deben tener para el administrador por la marcha del negocio, tienen una componente legal que también ha de preocupar. Y cuándo las pérdidas de una sociedad han de preocupar desde un punto de vista legal?. Pues cuando dichas pérdidas dejen reducido el capital social a menos del importe mínimo legal o resulte, por su importe, los fondos propios de la sociedad queden por debajo del cincuenta por ciento del capital social. 

La legislación mercantil recogida en la nueva Ley de Sociedades de Capital no ha variado estos supuestos. Las empresas con pérdidas en estos dos casos deberán efectuar, o bien una ampliación de capital para reequilibrar el patrimonio social, o bien, si el capital inicial era muy superior al legal, instrumentar una reducción de capital por compensación de pérdidas, claro está siempre que el capital resultante sea superior al mínimo legal. Con ello conseguimos el reequilibrio patrimonial de la sociedad, en el primer supuesto aumentando el capital de la sociedad y su solvencia, en el segundo, cuando se pueda, ajustar el capital social a la legislación sin aportación económica. 

Pero que sucede si no se puede hacer ni una cosa ni otra. Por ejemplo, una sociedad con un capital social de diez mil euros que tiene pérdidas por valor de ocho mil. No podemos ampliar capital, ya que no hay dinero. Y no se puede reducir capital para compensación de pérdidas dado que supondría dejar el capital en dos mil euros y es inferior al capital mínimo legal de tres mil euros. 

Las opciones del administrador de la sociedad ante tal situación pueden ser, las siguientes. La primera que  la sociedad sea disuelta y liquidada, es decir, cerrar. La segunda es presentar un concurso de acreedores si no se efectúa lo anterior. La tercera, como siempre, es no hacer nada. Las consecuencias de cada una de estas actuaciones son más o menos las que siguen, y por resumir. En el primer supuesto el administrador queda libre de toda responsabilidad. En el segundo supuesto el administrador puede, en determinados casos, quedar suspendido de sus facultades y ser responsable económico de parte o todas las deudas que queden sin pagar del concurso de acreedores. Y en el tercer supuesto, el administrador, desde que se de la situación descrita y no toma ninguna medida concreta, responde personalmente de las obligaciones económicas contraídas desde dicha fecha.  Que cada uno tome su opción, siempre, claro, después de consultar a su abogado.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: