URBE SERVICIOS JURIDICOS Y LEGALES, S.L.

La viabilidad empresarial a través del concurso. Una realidad.

In Abogado concurso acreedores, REESTRUCTURACION EMPRESARIAL on 4 octubre, 2011 at 9:30

En julio entró en el despacho un concurso de acreedores de un grupo de tres empresas de carácter industrial, dependientes entre sí.

La problemática, como en tantos otros concursos era la imposibilidad de salir a flote por los constantes embargos de todo tipo que impedían a las empresas trabajar a un ritmo adecuado, una gestión de tesorería eficiente y una planificación ordenada que les permitiera, si quiera, cumplir con sus compromisos de fabricación y entrega. Todo era negativo. El poco dinero que entraba en la empresa era retenido por bancos, embargos constantes de hacienda, de seguridad social, por parte de acreedores: Imposible gestionar. Imposible conseguir compras para producir y vender. Inventos ineficaces y costosos para eludir embargos.

La solución estuvo clara. Con un concurso de acreedores, esta situación de ocuridad, de imposibilidad de avanzar, se trocó en nubes y actualmente en sol brillante. Cómo? Con las herramientas que da el concurso de acreedores.

El concurso de acreedores permitió, una vez admitido a trámite, el bloqueo e inembargabilidad de todas las cuentas bancarias de las sociedades. Este simple hecho supuso empezar a disponer de liquido para afrontar algún pago básico como la luz y el teléfono. El cobro de las facturaciones pendientes, sin miedo al embargo de saldos evitó gastos “financieros” y de otro tipo, lo cual redundó aún en mayor liquidez. Pero no todo era bueno. Los bancos, pese a permitir la entrega de recibos al cobro, retuvieron los saldos (en aplicación de la normativa durante más de 20 dias) y sólo permitieron inicialmente su uso para pago de nóminas, cuando el saldo lo permitía. La situación de concurso y la intervención del administrador concursal permitió recuperar deudas pendientes de pago. También propició un acuerdo con los socios y trabajadores para clarificar la situación de cobros y las prespectivas futuras, evitando huelgas ineficaces y que hubieran supuesto el cierre definitivo. También se gestionaron diversas bajas laborales. Finalmente se logró un gran acuerdo con el propietario de la nave industrial ocupada por la concursada, que inclúyó un descuento de recibos a crédito a cambio de la garantía de pago del alquiler. Este hecho sí que supuso un giro copernicano a la situación de la empresa, ya que poder descontar recibos de vencimientos a 30 y 60 días, generó una importantísima inyección de capital que permitiró recuperar definitivamente los ritmos de compras de material, fabricación y venta.  Y todo ello dentro de un concurso de acreedores.

Ahora toca la negociación con acreedores, para alcanzar un convenio y salvar definitvamente la empresa. Pero haber llegado hasta aquí, pone de manifiesto que un concurso de acreedores no es siempre un cierre empresarial, sino una via necesaria, que a veces, permite salvar la empresa. Hasta pronto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: