URBE SERVICIOS JURIDICOS Y LEGALES, S.L.

Que pasa si el administrador de una empresa la deja inactiva.

In Abogado concurso acreedores, abogado derecho mercantil barcelona on 26 octubre, 2011 at 9:30

A la vuelta de mi periplo por las islas británicas, en el que he intentado explicar y poner de manifiesto cual es la situación del procedimiento concursal en España, me ha llegado una visita con una cuestión que me ha trasladado al año 2007. La cuestión que me ha planteado el cliente es, que pasa si el administrador de una empresa la deja inactiva, sin liquidar ni disolver ni presentar concurso de acreedores. Tiene alguna responsabilidad?

Es una pregunta que me retrae al año 2007 por que hacía mucho tiempo que no me la hacían de una forma tan naif y tan sincera. La respuesta, obviamente, tiene varias vertientes y dependerá, claro de en que situación deje la empresa.

En cualquier caso, si la empresa ha dejado de tener actividad, lo primero que deberá hacer será dar de baja la sociedad de actividad tanto en la agencia tributaria (modelo 036) como en el Registro Mercantil.  Esto último se hace mediante escritura pública de cese de actividad.

En segundo lugar, si la empresa no tiene deudas, ni créditos pendientes de pago, ni obligaciones propias de su giro y tráfico por cumplir, ciertamente, la empresa se puede dejar inactiva.

Pero si la empresa tiene deudas, la obligación del administrador es tomar una decisión que le permitir limitar su responsabilidad mediante el cumplimiento de la normativa mercantil.  Y el cumplimiento de tal normativa viene regulado en los artículos 360 y siguientes de la Ley de Sociedades de Capital. Y ellos señalan, entre otras causas, que se deberá tomar una decisión cuando la sociedad cuando ésta tenga pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social, o cuando el capital social esté por debajo del mínimo legal.  En estos casos, el administrador de la sociedad deberá convocar a los socios a una Junta a fin de que acuerden el aumento de capital para reequilibrar el patrimonio o llegar al mínimo del capital social, o bien reducir el capital compensando pérdidas, siempre que el capital resultante sea superior al mínimo legal.  O presentar un concurso de acreedores. Las consecuencias de no hacerlo vienen definidas en el articulo 367 de la Ley de Sociedades de Capital y no son otras que la responsabilidad personal del órgano de administración.

Y todo esto, como se concreta, fue la su pregunta siguiente. Pues muy sencillo. Si tu sociedad debe dinero a Hacienda y estas en estos supuestos, la Agencia Tributaria reclamará contra la sociedad y contra el patrimonio personal de los administradores, embargarán las cuentas, la casa, el coche, el sueldo, etc. Así se concreta. Lo mismo puede suceder si se le debe dinero a un acreedor, o a la seguridad social.

Cómo evitarlo? En primer lugar, siendo un buen gestor y no permitiendo que la empresa llegue a una situación de insolvencia. Si por desgracia, por impago de terceros etc llega a esta situación, es necesario lo comentado, o ampliar capital, o reducirlo o presentar un concurso de acreedores. Como siempre, todo requiere dinero, pero, también como siempre, una actuación a tiempo puede ahorrar muchas responsabilidades. A modo de ejemplo http://wp.me/pMXkE-36

Hasta pronto.

A %d blogueros les gusta esto: